Sea




Que no puedo quererte de este modo porque es medio perverso y deben prescribir mis crucigramas.

Que no debo asumir causalidades tan sólo porque el río se atraviese santas pascuas y veces. 

Que no atesore infamia insobornable ni incendie catedrales en nombre del recuerdo y deje tu apellido en camposanto amable antes de medianoche. 

Que no invente imposibles en la orilla como si mansedumbre socorriera al primer manoteo o precipicio. 

Que no es amor mi forma, ni estar, quedarse quieta, ni guardar un secreto, consentirlo. 

Que amurallaste el patio con vidrios de botella y en el olvido creces y estás mejor sin luz a manos llenas porque el hambre, si es dieta, nos mejora. 

Que cuanto diga o haga me lo piense, pero nunca recuerde, burra al trigo, al menos que se tercien coyunturas donde la humanidad despierte sola. 

Que sí, que no, que nunca, porque cuándo sin sal las cosas salen. 

Sea. 


m.trigo