Instrumental

Considerar que casi siempre es cierto poco y nada,
nunca sucede a tiempo lo preciso
y toda duda suma mientras arde.

Precipitarse sólo si hay vacío.
No mata la caída, mata el miedo.

¿Qué es lo peor entonces?

Vivir embadurnado de costumbre y certeza
como perro feliz y taxidérmico.

Saberse de antemano consecuencia.

No hay lección ni consejo,
ni abrazo a medianoche sin precio
ya estimado.

El valor, sin embargo, es otra cosa.



m.trigo