La aparición en el s. XXI de un simbolito de mierda

"Las palabras son débiles cuantos más sinónimos presentan y son rotundas cuando casi no tienen semejantes ni semejanzas. 
Terror es una palabra débil, presenta demasiados sinónimos. Luna es una palabra eterna, es difícil encontrarle más de un sinónimo y ninguno significa lo que significa Luna. Mientras me esfuerzo en buscar las palabras adecuadas para escribir por ejemplo un mensaje en el iPhone, para mi sorpresa, veo cómo mi interlocutor decide cagarse en el lenguaje, pasarse el lenguaje por el forro de las pelotas y reducir su capacidad expresiva a un triste y lastimero

:)

A veces he pasado treinta o cuarenta minutos buscando las palabras para enviarlas en un mensaje escrito; concluía un texto bello y todo mi esfuerzo recibió por respuesta

:)

Un simbolito de mierda que no tiene nada de ingenioso y que manifiesta la incapacidad lingüística y la debilidad mental del imbécil o la imbécil que, en vez de barajar significados hasta dar con el adecuado, reduce el poder de una cultura ancestral a un

:)

Te escribí sobre un grabado de Rembrandt y me respondiste

:)

Te escribí: para esta noche he comprado un centollo y cenaremos centollo, y tú respondiste

:)

Te amo, te dije, y tú escribiste

:)

Cuando me propuse ir quitando de a la agenda a todo aquel aquel que alguna vez me respondiese con un 

:) 

tuve que echar marcha atrás y darle a la opción de no guardar los cambios, porque me quedaba con la agenda vacía. 



Rodrigo García, Daisy, Pliegos de Teatro y Danza / 53, Madrid, 2013.