Por hacer algo (II)

Por hacer algo
con la vida
desperdicié mi infancia
entre pinares
preocupada
como una viejecita
leí
mientras huía
y escribí muchas cartas
constatando
que nada sucedía
aunque el tiempo
volara
por los aires.

Por hacer algo
con la vida
me licencié
tres veces
para nada
ni nadie
por amor
al deber
a algunos hombres
buenos
que eran profes
y por miedo a morir
sin estudios
de hambre
o de vergüenza
como si fuera fácil
morir
por cualquier cosa.

Por hacer algo
con la vida
me enamoré
de más
todas las veces
me empeñé
en cicatrices
calendarios
y sueños
sin perdices
me mudé
a la otra punta
y me escondí
mejor
de lo esperado
en el fondo
del cuadro
de las copas
del brindis.

Por hacer algo
con la vida
ejercí vocaciones
disculpas
contrabando
aprendí a hacer
llover
y a deshielar
como esas heladeras
tan caras
y extra rubias.

Por hacer algo
con la vida
te persigo
en poemas
nos rompo
cada hueso
del alma
entre las olas
por ver
si así
mejoro
cuando el amor
termine
y vengan a pedirme
explicaciones
y no tenga
una excusa
que llevarme a la boca
frente
a la autoridad
desapegada.

Por hacer algo
en ese instante
con la vida
los pasaré de largo
como tren
ya sin frenos
a esa hora.



m.trigo