Resaca electoral

Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando todos esperaban
que pasara lo mejor
después de un montón de años
de soportar maldición
de gaviotas como buitres
asolando la nación.

El Cid en su tumba andaba
revuelto de la emoción,
"qué buen vasallo sería
si tuviera buen señor".

Españolitos que vienen,
españolitos que son,
no dejen que haya una España
que les hiele el corazón. 
Sólo dios es uno y trino,
nosotros un mogollón,
más de cuarenta millones
alimentando a un dragón
al que nadie necesita
si no es para humillación.
Si los reyes despertaran
de su tonta condición
y no vivieran del cuento
ya sería otra canción,
pero todas sus princesas,
infantes y desatinos
no valen ni una moneda
de todos nuestros vecinos.

En un viejo país ineficiente,
añusgado de angustias,
temores, mala baba,
el pueblo tomó aliento,
jugó a la democracia,
ganó plazas y tiempo
esta España en dudas,
esta España cierta,
que ahora se despierta
de su santa siesta. 

Quiera un dios cualquiera
que nos quiera un poco,
regalarnos ganas
de escribir historia
con mejor memoria
y ahorrarnos ladrones
ahora que la casa
quedó sin doblones.

Camisa blanca de la esperanza,
aquí nos tienes, nadie nos manda,
quererte tanto, nos cuesta nada,
ojalá sirva, ojalá valga,
dejarte en manos de los hoy ganan.

m.trigo