uhm

El sueño, breve sueño,
aleteo rotísimo,
aguanieve dispersa,
el sueño te me trae,
te devuelve al sagrario
de mi cuerpo nocturno.

El sueño me ilumina
la imprudencia,
solsticios inexactos,
sombras tan imposibles
como firmas,
secretas cicatrices.

Tus huellas contra mí.

**

Ahora que todo es nada
y debo atrincherarme
y ya duelen las manos
y los labios gastados
del cuerpo mutilado
que ahora soy,
ahora que nada es algo
y la inercia se obstina
en ejercer prodigios
sanadores,
ahora que el fin del mundo
no comienza
y ya nada te anuncia,
liberada del miedo
de encontrarte y perderte.

Tu nombre en vano ahora.
De qué redimiría.

**