Decir quién sabe dónde

tantas veces
y cuánto.

Casi no viene a cuento
pero pica,
araña donde puede,
lo que debe.

Qué hacer con las esquinas
de la duda,
tan afiladas siempre
y a deshora.
Despeinadas cuestiones
nos desbordan.

El mar es nuevo amor
abandonado
y el escenario
ese extranjero cuadro
donde todo lo escrito
no funciona.

Decir quién sabe qué
cuando no importa mucho
la certeza
y todo es tempus fugit.

Qué principio.