playx3

El día bien podría llenarse de palabras, pues todo son sentidos y recuerdos de lo que supo ser, lo que se pudo. Sin embargo resulta del todo improcedente castigar la semana con otro aniversario.

"Memoria, perro idiota", que dice mi buen Ray.

El día bien podría llenarse de extrañezas, pues alguien cumple años, nos ronda la tormenta, espera el aeropuerto encrucijada y hay un nuevo país donde nunca estuvimos en apenas diez horas. No hay prisa, ni temor, ni más desgana. Se llega igual. Se va.

El día bien podría ser feriado porque está hecho de tiempo detenido y de palomas sordas sin mensaje.

Dan ganas de brindar por lo aprendido.

El tiempo del adiós siempre libera.