Cuestión de dirección

A dirigir no se enseña, se aprende. En cualquier rubro. Donde quiera que haga falta un director su figura aparece asociada a años de experiencia práctica. Años observando y entendiendo las infinitas y retorcidas formas en las que una empresa se morfa a otra, un diario pierde o gana ideología, un colegio adquiere prestigio, la suma de varias publicaciones se convierte en una editorial o cómo se rueda una película o se lleva a escena una obra.

Los caminos de la dirección, como los de dios - supuesto primerísimo y gran director del cotarro -, son inescrutables. Y larguísimos. Están llenos de vueltas, desvíos, tremendos baches, tránsito infernal y accidentes catastróficos.

A dirigir se aprende fracasando. En cada uno de esos proyectos donde se pone el cuerpo y el alma sin conseguir llegar a ninguna parte, se nos regala una gran lección de cómo NO hacer las cosas. Las lecciones son muchas y tremendas.

- Usos y abusos del tiempo. Tu agenda termina donde comienza la de los demás.
- Actitud y aptitud. Valoración, diferencia y puesta en práctica.
- Equipo de trabajo. Quiénes. Por qué.
- Libertad de expresión. Reconocimiento de su inutilidad en según qué circunstancias.
- Te quiero por tu talento, es decir, tu interés. Asumirlo sin pudor.
- No se puede hacer una tortilla sin romper los huevos.
- Lo que a vos no te convence, no le va a gustar a nadie.
- El gusto es personal, sí, pero se educa.
- Ritmo. El corazón late siempre como debe.
- Uno más uno hace rato que no son dos. Sin embargo, el orden de factores sigue alterando el producto.
- Hacer lo que te gusta es mucho más jodido que cualquier otra cosa. Y está bien que así sea.
- Nunca hay una única respuesta, pero siempre conviene volver a preguntarse: para qué, por qué ahora, con quién, cómo, cuándo y las muchas variantes de

¿Qué es lo peor que puede pasar si...

a) no me sale.
b) me sale algo que no se parece en nada a lo que yo pensaba que sería.
c) me sale para el orto.
d) me sale para el orto y gusta.
e) me sale para el orto y no gusta.
f) me sale bien.
g) me sale bien pero le gusta a poca gente.
h) me sale bien pero no le gusta a la gente que yo esperaba.
i) me sale demasiado bien y le gusta a todo el mundo.

... largo etc.

Vistazo al diccionario. Dice la RAE que dirigir, entre otras cosas, es:

* Enderezar, llevar rectamente algo hacia un término o lugar señalado. 
* Guiar, mostrando o dando las señas de un camino.
* Encaminar la intención y las operaciones a determinado fin.
* Gobernar, regir, dar reglas para el manejo de una dependencia, empresa o pretensión.
* Aconsejar y gobernar la conciencia de alguien.
* Orientar, guiar, aconsejar a quien realiza un trabajo.
* Conjuntar y marcar una determinada orientación artística a los componentes de una orquesta o coro, o a quienes intervienen en un espectáculo, asumiendo la responsabilidad de su actuación pública.

La suma de todas esas acepciones quizá, sólo quizá, sea una buena receta para aprender a cocinar. Perdón, a dirigir.