Kartun, el año de Salomé

"Entonces, mientras esa voz suena, vemos a Kartun pasearse en bermudas por un bosque –que después descubrimos que es también playa– donde hacha ramas, arrastra troncos, toma mate y lee a T. S. Elliot. Ese es su “sagrado estado de inutilidad” en el que emergen los procesos creativos. Es interesante verlo tan fuera de contexto, y sin embargo haciendo lo que hace tan bien: poner en palabras necesidades y situaciones bastante inenarrables como la búsqueda de la inspiración, el deseo de un lugar donde “sentir” o “contemplar una imagen interior” que luego acabará metida adentro de una obra de teatro. Además de plácidas, esas escenas de lluvias torrenciales sobre esa casa de veraneo, del dramaturgo caminando por la arena, de anotaciones en un cuadernito con lapicera de pluma mientras contempla la nada misma, vienen a escenificar parte de esa misma creación que Kartun explica una y otra vez. Como si por detrás del documental pulsaran las preguntas de todos y de siempre: ¿Qué es escribir? ¿Cómo se hace? ¿De dónde vienen las palabras? ¿Cómo hacer para escucharlas?"