Homo ultravilento, by Fresán

"Y ahora hace frío y Rodríguez, leyendo sobre la mortal heladera refrigerada, se pregunta si él también tendrá una parte roja en su cerebro y si en cualquier momento se pondrá en marcha. No con la frialdad calculadora del “héroe” de la serie Breaking Bad (su favorita) sino con la furia de un Hulk que está verde y al que no se deja salir. Razones para estallar no le faltan, botones para presionar que activen los engranajes abundan, motivos para desatar un tsunami sobran. Porque, aquí y ahora, lo imposible se hace certeza en cualquier esquina de noticiero donde acechan –y su efecto es acumulativo– todas esas voces más que dignas de ser reducidas a pedazos. Algunas al azar... Rajoy explicando que “la realidad” (y para Rajoy la realidad es casi un villano de la Marvel Comics, algo parecido a Galactus) es la razón detrás del incumplimiento de otra de sus promesas y no, no se van a actualizar las pensiones. El juez y la policía intentando explicar la puesta en libertad del mega-mafioso Gao Ping cortesía de un tecnicismo legal que a alguien se le pasó por alto. La plana mayor y vieja Guardia del PSOE cobijándose de su invierno privado con un ejercicio retro en el que Felipe González aparece, siempre, como el espíritu de navidades pasadas tan pero tan feliz de conocerse primero y de que lo reconozcan después dictaminando que “el PSOE ha perdido la vocación de mayoría” entre aplausos automáticos y sin que nadie se atreva a explicarle que lo que ha perdido y sigue perdiendo el PSOE son votantes que lo aguanten y soporten. La buena nueva de que se otorgará residencia automática a todo aquel extranjero que se compre uno de esos tantos inmuebles pagando de 160.000 euros para arriba por alguna de las muchas viviendas desocupadas (algo me dice que muchos amigos de Gao Ping están interesados en el asunto). Los delirios del papa Benedicto XVI (ahora resulta que los reyes magos eran andaluces y el chiste fácil es “Claro, si trabajan una vez al año”). Las discusiones a los gritos en las tertulias televisivas sobre las recién publicadas memorias de Aznar donde reaparece su célebre cuaderno azul y se analiza cómo decidió que Rajoy sería su marioneta/continuadora, y momento formidable: el entonces presidente de gobierno llamando al Rey desde un avión con problemas mecánicos para avisarle que, “si nos ocurría algo” buscaran entre los restos su cuadernito azul con el nombre de su sucesor".

Nota completa: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-209631-2012-12-11.html