acá y ahora

no entiendo demasiado. me pasa muy seguido. me pierdo en los problemas. me enreda el enunciado matemático de una rara existencia donde todo son idas y venidas sobre un mapa tan falso como esquivo. sucede que estos días la vida es como un cuento improvisado donde el tiempo no avanza y los trenes se atrasan y nos llueve despacio y el aire se enrarece sin que nadie mencione los motivos.

acá y ahora es distinto. diferente a los mundos conocidos. espejo dado vuelta donde escribir un nombre como hechizo. decirlo siete veces en voz baja. esperar y esperar el imposible. extraño cuando el mundo termina siendo un nombre recordado después de mucho tiempo sin palabra adecuada que llevarse a la boca.

acá y ahora sucede poco y nada. tormenta de palomas y mentiras. esperar a que amaine la lluvia consentida confiando en que el viento despeje algunas dudas o nos borre y nos barra nuevamente.

el tiempo de esperarte no entretiene. pero tampoco cansa. quizá porque ahora mismo no se entiende el mañana. nadie ve desde acá qué cosa sea.