Apuntes sobre la felicidad

LA FELICIDAD. Todo lo que debe saber al respecto y por qué no es lo más importante en la vida. Así se titula un certero y muy recomendable ensayo de Wilhelm Schmid* por el que venimos paseando hace rato. Acá algunas fotos del paisaje (interior).

* En la era moderna la falta de felicidad sólo se concibe como anhedonía, una ausencia de placer que debe ser curada con todos los medios, si no, amenaza la muerte, sobre todo la muerte social, pues nadie quiere tener a su alrededor a personas que no "están de buen humor". (...) El ser humano enferma no sólo por causas internas y externas, sino también por conceptos que fijan unas normas de vida tan altas que hacen que la vida fracase.

* La simetría, el equilibrio y la armonía normalmente no se logran de forma sincrónica, en el momento, sino más bien de forma diacrónica, a lo largo del tiempo. (...) El sereno sosiego es la conciencia de que en todo lo que existe hay también otra posibilidad.

* Ésta es la paradoja de la plenitud: que es posible un tipo de felicidad que no excluye la infelicidad, sino que la incluye.

* Con la interpretación de un poema, aunque pueda parecer trivial, se adquiere un know-how de cómo se produce la creación de sentido. Pero también se refiere a la plenitud de posibles interpretaciones de la propia vida y de la vida en su conjunto que pueden evitar que nos encerremos en un círculo demasiado estrecho a la hora de comprender la vida, o bien en la convicción de una falta de sentido general. La plenitud hermenéutica es un componente esencial de la plenitud de sentido: potencialmente la actividad de esta interpretación no se acaba, puesto que siempre está abierta a otras conexiones nunca vistas y desatendidas; las interpretaciones musicales son un buen ejemplo de ello. La gran cantidad de posibles interpretaciones sugiere incluso´que en la vida todo está lleno de conexiones, es decir, lleno de sentido; sería determinante percibirlo así, y la plenitud máxima consistiría entonces en ver el sentido absoluto de la propia vida, quizá en la vida en general.

* Las conexiones narrativas tienen una importancia especial para proporcionar sentido mental: todo lo que se puede contar tiene sentido. La narración ensambla, a menudo en "imágenes portadoras de sentido", los sucesos y las informaciones más variadas en conexiones que sólo deben ser más o menos plausibles para ser aceptadas como plenas de sentido. Por eso los seres humanos están encantados de contar historias y, a la inversa, de escucharlas. No es importante que se trate de historias reales o inventadas: en ambos casos nos protegen de la experiencia inescrutable de la falta de sentido.

* Toda búsqueda, por muy insignificante que sea, crea sentido cuando un ser humano se dedica a ella por razones ideales y no sólo materiales.

* ed. Pre-textos, Valencia, 2007.