Versus

"Nos podemos enamorar de cualquiera en cualquier momento. Esto desacredita la idea romántica que se tiene del amor.
Se trata de un estado de necesidad que debemos saciar, como la sed.
Uno se enamora cuando ya no se aguanta más a sí mismo y necesita compartir esa carga con otro, que busca algo parecido.
El enamorado entonces tiene doble trabajo, aguantarse a sí mismo y al otro,pero parece que es más llevadero que vivir sin amor.
El amor es tan importante, tan necesario, que da lo mismo la otra persona. El amor excluye al ser amado. El amor se impone como algo abstracto y no tiene relevancia a quién se ama.
Cuando uno anda entre tinieblas, se agarra al primer rayo de luz que encuentra.
Cuando estás jodido, no te pones exquisito, sales a pillar y pillas lo que hay.
Luego viene el proceso de autoconvencimiento, decirte a ti mismo que eso es amor y que esa persona con la que tropezaste y que metiste en tu casa es efectivamente un rayo de luz.
En el noventa por ciento de los casos uno descubre en menos de setenta y dos horas que esa persona no era lo que se dice exactamente "un rayo de luz". (...)
Ningún ser aporta claridad a la vida de otro ser, esto es así y a mí no me jodáis".

Rodrigo García, Versus.