La vida intervenida

a usted, cuando sos vos. 

La vida intervenida
como libro
con frases subrayadas
de noche
por mi mano,
estudiando quién sabe
qué sueño enrarecido.

La vida intervenida
como cuadro
robado al Hermitage
en happenig de incendios
con tu nombre en la boca
de cientos de mujeres
tan distintas a mí.

La vida intervenida
como espejo
donde nadie se enfrenta
al imposible,
ni acusa su reflejo castigado
por tormentas de tiempo
y soledades.

La vida intevenida
como cuento
donde el lobo nos pierde
y descubrimos
que la bruja esperaba la visita
con manzanas de amargo
caramelo.


( Y este poema a medias
donde todo sos vos,
la exacta circunstancia,
el si condicional de Stanislavski
alrededor del cuello,
cordón umbilical para ser otro).

m.trigo