Resumir la semana

en un poema.

Saberse del revés,
pintarse el ojo,
cantar bajo la ducha,
hacer de los domingos
pistas de aterrizaje,
mudarse al cine mudo,
tatuarse la clave
de un futuro distinto
donde a nadie le importa
quiénes somos.

Caminar bajo lluvia
como si sólo así,
olvidarse los mapas
del tesoro,
escuchar nuevamente
"tequieroperono"
sin ponerse a gritar,
y otras tantas y tontas
misiones imposibles.

m.trigo