Quizá porque es domingo

y afuera está nublado
y eso siempre levanta
ampollas en el alma
o algo así,
se suspira mirando
el horizonte
como si afuera el mundo
te esperara.

Quizá porque es domingo
como otras tantas veces
y eso molesta al menos
un día a la semana,
se piensa que la vida
es loco juego
donde buscamos llaves
de puertas ya perdidas.

Quizá porque es domingo
y hay silencio y café
pero no estás
me siento la Gioconda
en lunes sin turistas
distrayendo
el paso de las nubes
como tiempo.