El amor es un chollo

Puedes enamorarte de cualquiera.

De tu padre, del cura o de su hermana,
de tu mejor amigo,
de un buen profe de inglés,
de uno al que no conoces,
del mozo que te pone los cafés,
de una puta o de un primo,
de un dentista cruel, de un gilipollas,
de tu mejor amiga, de tu perro,
de uno que pinta cuadros o paredes,
del que vende llaveros o manzanas,
de un hindú o una yanki,
de una mujer de pueblo o una china,
de un contable, de un chef o de un surfista,
de un actor irlandés o de un borracho,
de un niño de papá,
de un casado feliz, de un mentiroso.

Puedes enamorarte de cualquiera.
Sucede. Y es así.

De ahí que no se entienda la costumbre
de estar siempre jodidos,
o peor:
malfollaos.

m.trigo.