Northern Exposure. Always.

Allá en los noventa,antes de internet o del dvd, cuando ser fanático de una serie implicaba no sólo la larga espera entre temporadas, si no someterse al caprichoso desorden de emisión y a los horarios siempre inciertos, durante varios años fuimos muchos los que aprendimos a amar fiel y fatalmente a Northern Exposure, mencionada en otras ocasiones en este espacio.

Ahora que el consumo de series es una adicción común y que los mejores personajes nos llegan en este formato, nos sentimos en la obligación de reivindicar algunos de los mejores momentos de esta con la que tanto aprendimos. Una serie que crece con nosotros pues es difícil no encontrarle algo nuevo en cada visita.

Dos botones de muestra.