Peter Falk. (1928 -2011)


"Llega un momento en tu vida en que te das cuenta de que a nadie le importa un carajo si tenés un ojo o dos. (...)

Cuando le dije a mi padre “Voy a convertirme en actor”, me preguntó: “¿Te vas a pintar la cara y quedar como un boludo el resto de tu vida?”. Le contesté: así es. El me tendió la mano y me dijo: Buena suerte".