Maestros.

"La forma en que trabajan los maestros es invisible a la mirada común. Fortalecidos por una disciplina interior y con acceso a una creatividad sin límites, los maestros trabajan simplemente siendo. A la distancia parece que lo que hacen no tuviera nada de especial. Lo que nos atrae es su sencillez. Trabajan con todo su ser, con una dedicación contagiosa. Se encuentran a gusto. Nada se interpone entre ellos y su obra - ni proyecciones, ni imágenes ni resistencia. Los maestros siempre están trabajando, en todas partes. Es difícil explicar qué es lo que define a un maestro; sus métodos exactos escapan a las palabras, y los maestros rara vez hablan acerca de lo que piensan o hacen".

A. Maitland, Vivir sin arrepentimiento. La experiencia humana a la luz del budismo tibetano, ed. Norma, 2008.