La omisión de la familia Coleman vuelve a Madrid en abril



ENCUENTRO CON EL PÚBLICO
8 de abril de 2011Sala Naves del Español - Sala 2
Horario 22.15 h.

Entrada libre hasta completar aforo.

FUNCIONES DEL 6 AL 24 DE ABRIL
De martes a sábado 20.30h. Domingos 19h.

Precio 22€.
martes y miércoles 25% dto.

http://www.teatroespanol.es/programacion_teatro_espanol_madrid/ficha/la-omision-de-la-familia-coleman?id_agenda=83

"Decadencia de la tristeza"

"Es un hecho que la tristeza está condenada a desaparecer. Las situaciones que nos pone la vida moderna, especialmente la actividad incesante que genera y su altísima velocidad, dificultan cada vez más la percepción o la experiencia de este sentimiento que tuvo una vida fugaz (hablando en términos de literatura) en la conciencia o en la atención de los hombres. Cada día los tristes se vuelven más raros y si acertamos a encontraron con uno su condición de triste se nos mostrará como resultado de la multitud de constricciones que por todas partes amenazan su tristeza, y más que un triste veremos a un raro. Pero si la tristeza ha perdido el dominio de la literatura no así el del alma humana. Lo que pasa es que ya no hay tiempo ni fijeza de la atención para percibir esa modulación tan tenue del tono anímico cuando pasa de do mayor a re menor.

Tal vez por snobismo o por ignorancia se prefiere llamar neurastenia, depresión, spleen, melancolía, tedio, fatiga, mala digestión, tiempo nublado, blues a la simple y sencilla tristeza. Pero la neurastenia se cura con vitamina B, la depresión con vino, la fatiga con reposo, el spleen con carcajadas, la mala digestión con bicarbonato, el tedio y el mal tiempo se evitan con la televisión o en el cine, la melancolía se cultiva por su enorme valor y prestigio literario. Sólo la tristeza es incurable; pasa, pero llevándose consigo el secreto de su causa y el recuerdo de su efecto, sin dejar huella alguna de cuándo volverá.

No atiende a su presencia ninguna circunstancia orgánica o exterior y la tristeza puede darse en cualquier sistema nervioso, en cualquier tubo digestivo y en cualquier día del año. Aunque no es impeditoria del trabajo cotidiano si es que éste existe, prefiere la cercanía de los ociosos y de los solitarios. La tristeza demasiado sociable o demasiado pública produce una impresión de impudicia y su manifestación, si no es a través de formas muy refinadas, denota un carácter afeminado en los hombres, frígido en las mujeres y vulgar y lastimoso en los artistas". (...)

Salvador Elizondo, Camera Lucida.

David Viñas. (1927 -2011)

El comienzo de todos los finales

¿Cuándo comienza verdaderamente un proceso creativo? ¿El nene que se la pasaba garabateando en los libros de clase ya anunciaba al ilustrador? ¿El buen lector al libro que se parió? ¿La suma de porquerías varias al artista plástico que resultó ser?

¿Y dónde está el comienzo de un final? Esas últimas páginas que tanto cuesta escribir y que no queremos terminar de leer...

Todo llega. Hay un día en el que ese punto y final, esa pincelada, ese grito de ¡corten!, el aplauso... es el último.

Querer llegar con dignidad a ese momento.

Mantener la vista fija en el horizonte sin perder el objetivo, pero entender que el cisne ya comenzó a calentar la voz para emitir su raro canto.

Buena suerte.

La familia argentina, según Ure

Nota de Mercedes Halfón sobre Ure, a propósito del estreno de La familia argentina bajo la dirección de Cristina Banegas.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-6869-2011-03-01.html

Una obra pendiente para todos aquellos que conocen de cerca, de lejos, de lleno o de perfil, alguna de las muchas inquietudes y tremendismos de su autor.

La familia argentina, de A. Ure. Dir. Cristina Banegas.
Viernes y sábados a las 23hs., domingos a las 21hs. C. C. de la Cooperación, Corrientes 1543.