Pésimo cine

Por suerte hay gente que escribe sobre lo que uno piensa, así que, una vez más, comulgamos y compartimos.

**

(...) "Entre secuelas interminables, “reseteos” y adaptaciones berretas, la industria comenzó a lanzar películas que no son simplemente malas, sino que además bastardean las memorias más preciosas del espectador. Películas que, por no utilizar otra expresión, profanan la infancia.


Tómese por ejemplo Brigada A, estrenada recientemente en todo el mundo. Para quien creció en los ’80, cuando esa serie de televisión era una fija en el fixture catódico, ver esta película es como un mazazo sobre sus recuerdos. La variada, hilarantemente graciosa serie de bajo presupuesto que el espectador conoció y amó fue reimaginada como una gran película de acción del siglo XXI. Las escenas de lucha fueron coreografiadas hasta lo insoportable, los valores intrínsecos fueron “actualizados”. Baracus ya ni siquiera viste un mono de trabajo. No sorprende que el producto final haya perdido hasta la última pizca de su encanto original. (...)

¿Hay algo sagrado en esa era dorada? Aparentemente, no. Las revistas de chismes están llenas de fotos del ubicuo Russell Brand en el set de una remake de Arthur, el film de culto de los ochenta que convirtió a Dudley Moore en una estrella. Nadie ha explicado aún por qué esa película, suficientemente buena para quedar así, necesita ser hecha otra vez. En lo que parece un sospechoso esfuerzo por traccionar en las memorias de toda una generación, la agenda de estrenos del año próximo incluye una nueva versión de Cazafantasmas –protagonizada por Bill Murray–, una adaptación para cine de MacGyver, más secuelas de Rambo y Terminator y el francamente apabullante proyecto de Tom y Jerry: La película.


Una vez que esas películas y franquicias televisivas hayan sido arruinadas para la posteridad (y puede predecirse hoy que efectivamente serán arruinadas), los estudios podrán fijarse la tarea de destruir las memorias del espectador sobre los juguetes con los que creció. En un par de meses, Michael Cera protagonizará un film que, a juzgar por su trailer preocupantemente espantoso, está parcialmente basado en el videojuego Donkey Kong. El año próximo, la estrella de Crepúsculo Taylor Lautner será la figura de acción Stretch Armstrong (Sienna Miller y amigos ya firmaron para GI Joe). Aunque parezca una broma, los estudios ya tienen en desarrollo proyectos inspirados por los juegos de mesa Hundir la flota y Monopoly, y hasta esa “bola 8 mágica” que fueron populares por un breve tiempo un cuarto de siglo atrás.

Hay una expresión que describe a la perfección la clase de ambiente en el que estos proyectos consiguen luz verde y tiene sólo dos palabras: vacío creativo. Desde que la industria existe, ha hecho una costumbre de apropiarse de ideas de otros medios. Lo que el viento se llevó fue adaptada de una novela y La novicia rebelde fue originalmente un musical de Broadway. Pero en el pasado estas películas tendían a mejorar el material original y eran lanzadas dentro de una serie de títulos completamente originales. En la actualidad, adaptaciones insoportables, refritos de viejas ideas y secuelas interminables es casi lo único que se ve".


Nota completa de Guy Adams en:
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/5-18797-2010-08-01.html