Historia universal de Paniceiros


Este es el título de uno de los grandes libros de Xuan Bello, escritor español que ejerce en asturiano, es decir, un rara avis que goza de nuestra admiración. Paniceiros es la pequeña aldea asturiana en la que nació y gran parte de su obra está umbilicalmente ligada a ese terruño del que, dicen, hoy sólo quedan un puñado de casas en pie.

En muchas ocasiones, este pequeño gran universo asturiano abre una ventana hacia Argentina recordando las historias que se contaban sobre los primeros inmigrantes. Sirvan estos fragmentos como una cálida invitación a su busca y lectura.
**
Uno descubre, después de mucho tiempo, que sin quererlo ni pretenderlo, forma parte de una cadena larga que trenza el siglo y el segundo, que junta en unas pocas palabras desnudas un mismo pensamiento. Tal vez ésta sea nuestra única traición: fidelidad a la literatura y a un paisaje donde presentimos, por primera vez, la grandeza del mundo.
**
El pescador contó que al otro lado del mar estaba el Paraíso: Lin de Lon, el abuelo de Manuel, decía que aquello sería como la Pampa, llena de manadas y manadas de ganado que nadie cuidaba, y si uno tenía hambre lo único que tendría que hacer era matar una res, desollarla, guisarla y echarse a hacer la digestión bajo un ombú.

**
De las ciudades donde hemos vivido, con el paso de los años, van quedando menos cosas: una sombra sentada en una silla, el tic tac de un reloj que marca horas que no volverán a ser, la visión fugaz de una plaza que tantas veces cruzamos y que ahora es sólo una postal enviada al olvido.

**
Ahora que lo pienso, para mí Portugal es una forma de mirar, una sensación y un sentimiento, en alguna medida, ajenos a la luz y al espacio.
**
Xuan Bello, Historia universal de Paniceiros, Debate, Madrid, 2002.
y también: Paniceiros, Mondadori, Barcelona 2004, donde la obra anterior se une a Los cuarteles de la memoria.