Felipe Giménez

Hace unos años, en una de esas revistas gratuitas que son todo publicidad y tres reportajes, tuve la suerte de tropezar con la obra de Felipe Giménez, un artista plástico que pinta y crea objetos animados.

Sus cuadros plásticamente, están llenos de color y propuestas lúdicas, pero los factores más interesantes de su trabajo aparecen con la fuerza de la sugerencia y el contenido narrativo, en algunos casos hasta dramático. Sus cuadros presentan personajes, situaciones empezadas, terminadas, cotidianas, dentro de muchos mundos posibles que se nutren del nuestro.

Su capacidad para titular está llena de humor, psicología e incluso, en algunos casos, llega a un umbral poético que se completa con la observación minuciosa de sus propuestas. Sirvan los acá presentes como ejemplos. El que encabeza ésta entrada es: Tres novias van al sur. Y los de abajo, de izquierda a derecha son: El primer amigo, A otra cosa mariposa y La nave de los locos.

Sus cuadros no son sólo para ser mirados, nos obligan a imaginar, a construir las historias, los personajes, la situación... Y nos remiten a nosotros mismos. Son obras sobre las que se quiere escribir, que podrían recrearse, ser el punto de partida de algo diferente.

Podéis ver muchos más trabajos en su web: http://www.felipegimenez.com/