Tener sentido

no del común,
del otro,
del querer decir algo
importante
o pequeño,
verdadero,
que trascienda,
que te incumba,
que te deje tocado
pero no caído
o sí,
ahogado como nunca,
renovado,
intacto en la belleza,
renacido.